12 Jul El Codero Lechal: una delicia de nuestra tierra

Pocos platos son tan característicos de la gastronomía castellano y leonesa como el lechazo. Es un orgullo para todos los que trabajamos en este campo comprobar las notas de distinción y prestigio que ha alcanzado gracias al trabajo de ganaderos, autoridades, restauradores y consumidores. Estos últimos nos honran mesa a mesa, jornada a jornada con su confianza y satisfacción.

Queremos en esta ocasión colaborar un poco más con el conocimiento de este producto al que tanto queremos y respetamos.

¿Qué es un lechazo?

Técnica es una cría de oveja que todavía mama de su madre. Son lechazos tanto machos como hembras. Para estar dentro del ámbito de la Indicación Geográfica Protegida “Lechazo de Castilla y León” los animales deben ser de la raza churra. Castellana u Ojalada, admitiéndose los cruces entre ellas. En Sahagún nos gustan sobre todo los corderos de la raza churra.

Los ejemplares deben tener un peso al ser sacrificados entre 9 y 12 kilos y la edad no debe superar los 35 días.

No pueden haber recibido más alimentación que la leche materna y las madres no pueden haberse alimentado con ningún tipo de productos calificados como de crecimiento ni finalizadores.

Gastronomía.

Existen una gran variedad de recetas para disfrutar de un buen cordero. A nosotros nos gusta, sobre todo, el cordero asado. Es una receta muy sencilla que sólo tiene dos condiciones importantes: un buen cordero lechal, mejor si está acogido a la Indicación Protegida) y tiempo. No conviene ponerse nervioso.

Nuestro jefe de cocina nos dice que la propia sencillez hace que se cometan muchos errores. Él salpimenta el cordero y lo hidrata con un poco de vino y agua. Lo hacemos en un horno con vapor durante una hora a 130º. En ese momento le damos la vuelta y lo dejamos otros 30 minutos a 130º para al final subirle el calor a 200º unos diez minutos para que se dore. La verdad es que le sale sensacional.

En el restaurante de nuestro hotel hacemos otras recetas como croquetas de cordero o la ya tradicional caldereta de cordero. En los banquetes y celebraciones que tienen lugar en nuestros salones es difícil que no esté presente el cordero asado. Es una de nuestras especialidades por lo que si tienes ocasión no dudes en apostar por esta elección que no te va a defraudar.

Este plato tan contundente se merece un vino que esté a la altura. Nosotros recomendamos un gran vino propio de nuestra comarca. Se trata del vino tinto Julio Crespo de las bodegas Viñedos y Bodegas Julio Crespo, hecho con uva propia de la variedad autóctono Prieto Picudo. Anímate a disfrutar con vinos nuevos.

Y ahora sólo queda que hagas una reserva en nuestro establecimiento y que disfrutes de nuestro hotel y de nuestra cocina. Pincha aquí, ¡Te esperamos!

Sin Comentarios

Publicar un comentario